sábado, octubre 15, 2011

CHARLANDO CON EL DIRECTOR TEATRAL, MANUEL MERLO

El Centro Dramático de Ceuta nos trae para la noche del sábado 22 de octubre, Mi Mujer es el fontanero, una comedia del Hugo Marcos y dirigida por Manuel Merlo que podremos disfrutar en el Teatro Auditorio Revellín. La obra clasificada dentro del género de enredo, la describe su director como desbordante de comicidad. Sin intención de adelantar nada que pueda estropear el encuentro con la función, desde El Cultural de Ceuta queremos invitar a su asistencia, para que luego puedan compartir sus críticas en este espacio cultural.

En un encuentro virtual con Manuel Merlo, hemos podido realizarle algunas preguntas que nos acercan a la elección de la obra y a algunos asuntos que tienen que ver con el Teatro. 

Supongo que es complicado apostar por una obra u otra ¿Cuáles son las condiciones que te llevan a decidir qué representar en escena? ¿Qué has visto en la obra de Hugo Marcos para decidirte por ella?
Primero que está muy inteligentemente escrita. Hugo Marcos es un maestro del enredo. Crea unas situaciones hilarantes y las conecta con otras sin dar tiempo a respirar y se ajustaba mucho a lo que estábamos buscando.
Después de representar un drama como Todos eran mis hijos con gran éxito, ¿Por qué una comedia? ¿El público de Ceuta te pide comedias? ¿Qué aporta la comedia al público?
Hacía tiempo que el público que asiste a nuestras funciones lo venía pidiendo. Nuestros actores también. Y en cuanto a lo que aporta es sencillo, ganas de pasárselo bien sin otras complicaciones. No hay más motivos.

La comedia, sin duda alguna, es la representación más difícil de realizar, se basa mucho en medir perfectamente los tiempos donde el público interactúa con las carcajadas ¿Cómo mides dichos tiempo, sabiendo que sólo la pondrás en escena una vez y no habrá tiempo para modificar?
Ahí debo confesar que correremos un gran riesgo, ya que eso no se puede medir y la acción debe continuar, por lo que imaginamos que habrá algo del texto que corre el peligro de que se pierda, y en cuanto a que es lo más difícil, estoy totalmente de acuerdo. Hacer reír no es nada fácil.
Hace escasos días, Mabel Deu, explicaba el por qué de que las obras sólo se representen un solo día, aludió a causas como la variedad, la oportunidad de todos los artistas locales, y algunas cuestiones económicas ¿Echas de menos la época donde se podía representar la misma obra más de un día?
Yo antes ya venía echando de menos el poderle sacar a las producciones al menos de diez a veinte representaciones, así que con una te lo juegas todo, amén que siempre un estreno está lleno de nervios por parte de todos los integrantes de la función, ya sean técnicos o actores.
Hablando de políticos ceutíes, y más allá de ideologías y partidos, ¿Existe algún político que nunca se pierda las obras de teatro por puro amor al arte y no por obligaciones adquiridas con su cargo?
Hay algunos, muy pocos que asisten a los actos culturales y efectivamente por amor al arte, se podían contar con los dedos de una oreja como decía un amigo mío.
Puede que sea un poco demagogo pero, ¿Cómo podría hacerse llegar la comedia al público que no es público, es decir aquel que se queda en sus casas porque no pueden pagar la entrada en estos tiempos de crisis? ¿Crees que el público que asiste al Teatro de Ceuta son los que necesitan reírse o son los que deben hacer una reflexión sobre la época en la que vivimos?
Es muy difícil que con los precios que se manejan, alguien pueda quedarse sin ver la función, ya que para un sector muy amplio de la población hay descuentos del cincuenta por ciento. Y una reflexión se puede sacar incluso de un chiste mal contado.
Hace menos de un mes salió publicada la subvención que el Centro Dramático recibe de los ciudadanos de Ceuta y que en cierta forma le asegura al menos salir a escena tres veces al año, y aunque es un poco vulgar preguntar sobre dinero, ¿Cómo administra dicha subvención el Centro Dramático?
Pues como se administran todas las subvenciones, viendo lo que es más necesario primero, materiales, gastos de funcionamiento, biblioteca, medios audiovisuales. Y luego si se analizan las funciones de cada año se verán que algunas precisan de vestuario, escenografía, iluminación, materiales y publicidad más caros, amén del número de personas que intervenga. No hay que olvidar que lo que se hace cada vez es un estreno, por lo que hay mucho donde gastar.
Y ahora, desde una perspectiva más personal, y después de tantas obras representadas y tantos años de lucha, ¿Cómo mantienes la ilusión por el teatro? ¿Has pensado alguna vez en dejarlo?
Quien me conoce, sabe de una frase que repito a menudo; para mí el teatro es una enfermedad incurable que a veces hasta llega a ser contagiosa. Comencé a los 17 años y desde entonces no he parado, estando a punto de cumplir los 62, muchas noches pienso que la ilusión es más fuerte que al principio y que quedan tantas cosas por hacer y tantos sueños que cumplir… Alguna vez tiré la toalla y fueron mis propias hijas y mi mujer la que me animaron a cogerla de nuevo y a seguir.
Yo siempre he escuchado a los que no me han adulado, porque de halagos no está hecha la evolución ¿Una vez realizado el trabajo, importa la publicación de una crítica? ¿Tiene sentido la existencia de este blog, que sólo intenta divulgar la cultura ceutí, más allá de influencias políticas, amiguismos y otros factores que censuran en ocasiones la libre opinión?
Tiene muchísima importancia, los que nos dedicamos a estas actividades siempre hemos echado de menos el ver en la prensa algún análisis de lo que se ha realizado, sea positivo o negativo. Que sea muy bienvenida y que se critique el trabajo que se ha realizado, y así quedará constancia de nuestro paso por las tablas de Ceuta o de otros sitios. Ánimo y a seguir con ello.
Por último, ¿Qué te queda por decir para que la gente se anime y asista a ver Mi mujer es el fontanero?
 Que si quieren pasar uno de los momentos más felices del año, asistan a la función, porque las risas distraen, enseñan y curan…

Para acabar, desear al Centro Dramático de Ceuta mucha suerte y agradecerle a Manuel Merlo que haya querido contestar a cada una de las preguntas que se le ha realizado sin ningún tipo de problema. ¡Mucha mierda! Y espero que nos visiten después del día 22 para leer la crítica.
Un cordial saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada